Agencia Marketing Digital
Red de Turismo Arqueológico
Estás en:  Inicio  >  Rutas e Itinerarios  >  Camino Real - Lima / Buenos Aires
fondo
Camino Real - Lima / Buenos Aires
 
Las vías de comunicación durante la época colonial, fueron diversas pero el itinerario más seguro y transitado fue esbozado por el Gobierno del Perú y publicado en 1567 por Juan Matienzo, miembro de la Audiencia de Charcas, sobre el Camino del Inca.

El objetivo era poblar el Tucumán para crear un acceso al Océano Atlántico. De esta manera se fue formando un camino principal que unía al Alto Perú con Córdoba, fundada en 1573, y posteriormente Buenos Aires que, en 1778 sería la sede del Virreinato del Río de La Plata.

El Camino del Perú, en 1663, fue elevado al rango de Camino Real por orden del gobernador José Martínez de Salazar y a fines de este siglo ya se encontraba consolidado y era de enorme utilidad para las incipientes comunicaciones, posibilitando el crecimiento de las localidades adyacentes, entre Buenos Aires y Lima a lo largo de 3000 Km

Hacia mediados del Siglo XVII, algunos tramos del itinerario estaban en malas condiciones para el tránsito como la del Río Pasaje, entre Talavera de Madrid de Esteco y Chilcas. Con el fin de mejorarlo llegó, hacia 1802, don Juan Manuel de Sierra quien por mandato del Real Consulado de Buenos Aires realizó la obra.

Fue descrita en diversas crónicas, como las de Acarette du Biscay, Concolocorvo y el Capitán Andrews, entre otras que enriquecen con sus comentarios esta ruta que fue transitada por siglos de personas, bienes y cultura y finalmente ideas de libertad.

El camino supuso una corriente ininterrumpida de pobladores, religiosos, socorros militares, movimiento comercial, educación y cultura, modas, notícias e ideas.

Antes del establecimiento de las postas, cada correo o viajero debía llevar consigo una tropilla de caballos que necesitaba para su relevo en cada jornada. A estos correos se les denominaba "propios", puesto que eran despachados por un comerciante o una autoridad y su costo era abonado íntegramente por cada viaje.

A pesar de que las ordenanzas sobre postas exigían una serie de comodidades para el viajero, eran por lo general, bastante precarias, a tal punto que, de acuerdo al relato de algunos viajeros de la época, en muchas de ellas debían conseguirse hasta la leña para el fuego; por ello, preferían dormir debajo de las carretas por el temor de los insectos.

Otras postas llegaban a ser verdaderas posadas o contaban con una pulpería o se trataba simplemente de la vivienda del maestro de posta. Ningún viajero podía llevar caballos propios, debiendo tomarlos en cada posta del camino, pagando los derechos según tarifa establecida.

Hay tramos del Camino Real que han desaparecido, otras partes semuestran intransitables y trechos que parecen caminos secundarios que atraviesan los campos.
Qué visitar en esta ruta
La Quebrada de Humahuaca es un extenso valle montañoso de perfil asimétrico de 155 kilómetros de longitud, que corre en dirección Norte a Sur y está ubicada en el extremo Noroeste de la República Argentina. Constituye un sistema Patrimonial de caract... Ver datos
En el kilómetro 72 de la Ruta Nacional 9, a 2,350 m.s.n.m, entre los pueblos de Purmamarca y Tilcara, se encuentra una casa colonial construida por Gregorio Álvarez Prado en el año 1772. Fue lugar de relevo obligado de la caballada, por disposición ... Ver datos
Copyright Arqueotur
portal arqueotur